Marías lectoras

En mi interior conviven distintas Marías lectoras.
Está la María que ama a Agatha Christie y a Hercule Poirot, y que intenta resolver crímenes que sabe que nunca podrá resolver; la María que siente fascinación tanto por las historias de vampiros como por las novelas distópicas y postapocalípticas; la María que se emociona con una saga familiar; la María que termina con el corazón colmado cuando termina de leer una novela de realismo mágico; la María que aún lee cuentos; la María que no duda en comprar una novela si descubre que su protagonista es un niño; la María que no quiere morir sin antes haber leído a los clásicos; la María que, muy de vez en cuando, cae y compra un bestseller que siempre termina decepcionando un poco; la María que siempre está a la búsqueda de novelas con ambientación gótica o cuya acción se desarrolla en la época victoriana; la María que rebusca entre los títulos de novela juvenil, a ver si alguno merece la pena; la María que no disfruta con las novelas de terror, pero nunca se resiste a una casa encantada.


¿Cuántos lectores habitan vuestro interior?
© Arrecife
Maira Gall